in

SPRING RETREAT IN MARRAKECH

Hace exactamente tres años conocí The Green Shelters en un retiro detox en Alentejo, al sur de Portugal. Podéis recordarlo en este post que hice en el blog. Fui con Manu a pasar unos días en una casa en mitad del campo. Montamos a caballo e hicimos un detox físico y mental, que es la esencia de The Green Shelters. Este concepto es el resultado de la visión personal de Juan Arance, un trotamundos  con gran sentido de la estética, apasionado de los viajes y en general, de la joie de vivre en clave healthy-beauty-mindfulness-wellness. Viajando descubre rincones excepcionales que los convierte en el escenario de sus escapadas healthy: villas, riads o selectos hoteles boutique que se convierten en el marco único y exclusivo para sus guests. Todos son elegidos con mimo, en base a unas nociones de excelencia que nada tienen que ver con el lujo convencional y sí mucho con un espíritu de exclusividad en clave bohemia y relajada; con la sofisticación zen, minimalista y cosy… Son verdaderos refugios soñados para vivir una experiencia de desconexión e introspección única y auténtica.

The Green Shelters es en definitiva un mind and body detox con un exhaustivo seguimiento por parte de expertos naturópatas, donde consigues auténticos momentos para el sosiego, para escucharte a ti mismo, darle un merecido descanso a tu cuerpo e iniciar una reflexión sobre el estilo de vida general. Momentos de pausa esenciales para romper (en positivo) con el ritmo de vida frenético que llevamos, que funcionan como un reseteo necesario del equilibrio del organismo, la mente y el espíritu… Y, sobre todo, ayudan a aumentar las defensas y la resistencia frente a las enfermedades.

Esta vez viajé de su mano al corazón de Marrakech y fue pura magia. Nos alojamos en un Riad en pleno zoco donde parecía que nos escondíamos del bullicio. Los días soleados nos acompañaron en las actividades al aire libre y en el shelter. En esta ocasión vino conmigo mi amiga y fotógrafa Elena Bau. Disfrutamos perdiéndonos por sus calles, explorando los zocos, relajándonos en el Jardín Majorelle y viendo el atardecer desde una maravillosa terraza con vistas al centro. Idílico.

Cada mañana la desconexión llegaba a nosotras con las clases de yoga en la terraza del shelter y por las tardes disfrutábamos de largos paseos por el zoco, masajes y hammam, seguidos de un tiempo de relax en la naturaleza del patio. Simplemente relajarnos con los pies metidos en la pequeña fuente del riad charlando y disfrutando de sus deliciosos platos ya nos hacía las mujeres más felices del mundo.

El chef que nos acompañó expresamente desde Barcelona, Alex Pirla, nos permitió disfrutar de la deliciosa comida local con una gran variedad de platos saludables para conseguir un detox completo. Además, gracias a sus clase de cocina pudimos aprender a cocinar y comer de forma sana y equilibrada para conseguir beneficios de largo plazo. Aprendía a hacer Sushi vegetal, y de verdad, ¡No es nada difícil! Aprovecho para dejaros la receta y el paso a paso de cómo hacerlo:

Ingredientes

Para el arroz: arroz blanco, agua, mirin, sal, alga nori (opcional, puede contener trazos de marisco)

Para el interior: salsa ponzu (tamari, zumo de cítricos, piel de cítricos, vinagre de arroz), emulsión de jengibre (leche soja, aceite de girasol, sal , pimienta, zumo de jengibre), zanahoria, aguacate.

Receta: Lavar bien el arroz hasta que salga el agua blanca. Ponerlo el la olla, alisarlo y apoyar las yemas de los dedos en el fondo de la olla. Verter agua hasta llegar al punto donde los dedos se unen con la mano (método enseñado por un cocinero japonés). Cocer a fuego fuerte 3 minutos desde el hervor + 3 minutos a fuego lento + 10 minutos de reposo.  Extender en una bandeja, añadir el mirin, la sal y abanicar hasta que esté frío. Reservar Las zanahorias: cortarlas en cerillas y dejarlas macerando en la salsa ponzu.

La emulsión: 100 gr de leche de soja, 200 gr de aceite de girasol, sal, pimienta, zumo de jengibre, emulsionar con la túrmix y reservar.

Emplatado: hacer nigiris o makis al gusto.

Tres días para mimarnos, desconectar y aprender a cuidar más de nosotros a través de una dieta vegetariana compuesta por platos variados y sabrosos. Sin duda, después de este retiro, todos llevamos una parte de Marrakech con nosotros. Fue una experiencia inmejorable.

Photos by Elena Bau & My iPhone

9 Comments

Leave a Reply
  1. Que delicia este tipo de retiros, no solo por la comida y el descanso sino por encontrarte con tu ser, que es nuestra esencia sin duda. El mundo esta cambiando para bien, cada día son mas los que piensan de esta manera, comida saludable, meditación, yoga. Para que el mundo cambie, primero tenemos que cambiar nosotros, ese es el primer paso.
    Preciosas fotos llenas de buena energía.

    Nueva entrada en mi blog: Un maxi vestido estilo boho para las noches de verano. No os lo perdáis!!!!!!
    http://mylovelypeople.com/2018/06/28/boho-dress-and-gladiator-sandals/

    Besos desde Miami

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Peeptoes Weekend

MARSELLA