in

ABU DHABI GRAND MOSQUE

Hace ya una semana que volvimos de Abu Dhabi y aun sigo soñando con su gran Mezquita. Uno de los lugares más bonitos que he visitado nunca. Me dejó sin aliento… Casi la misma sensación que cuando visité el Taj Mahal en India hace tres años. El nombre de la mezquita se debe al Sheikh Zayed, considerado el padre de los Emiratos Árabes Unidos que convirtió un sueño en realidad al construir esta mezquita de belleza incomparable, a pesar de que no pudo verla finalizada. Se empezó a construir en 1998 y se acabó en 2007, tres años después de su muerte. En el exterior de la Gran Sala de oración se encuentra su tumba, donde se recitan versos del Corán las 24 horas del día, todos los días del año.

Sin límite de presupuesto, el resultado final es una auténtica joya, como os muestro en las fotos. En color blanco deslumbrante de mármol con incrustaciones de piedras preciosas como lapislázuli, nácar o amatistas. Sin embargo, una de sus piezas más valiosas se encuentra bajo nuestros pies: la impresionante alfombra persa, la más grande elaborada en una sola pieza que se encuentra en el interior de la mezquita.

Para visitarla, hay que respetar las rigurosas normas de vestimenta. Más estrictas para las mujeres que debemos ir totalmente cubiertas de pies a cabeza y con ropas holgadas y cabeza cubierta. Si tenéis pensado visitar los Emiratos Árabes próximamente, no podéis dejar de visitarla. Es como despertar en el cielo… Y no os preocupéis, ahí mismo disponen de un servicio de préstamo de abaya (túnica negra)para que podáis acceder sin problema en el caso de que no vayáis completamente cubiertas (sobretodo si es verano, que podéis llegar a los 48 grados!). Espero que disfrutéis de las fotos y feliz martes, xx!

Pictures by Mordovas & My iPhone

Wearing: Zara PJ’s set (old), Senso shoes, Louis Vuitton Bag, Zara Trench (similar here), MyLittleMomó Manicure, Rayban Shades

5 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PINK IS THE NEW BLACK

LOVE MOSCHINO