in

THE PYRAMIDS OF GIZA

Era uno de los sueños que tenía por cumplir en mi lista de “cosas que hacer antes de morir”. Y lo cumplí antes de que acabase este año. Visitar las Pirámides de Giza y la esfinge en Egipto. Entrar en una de las pirámides y sentir esa sensación de energía brutal (y también de claustrofobia). Pasear a camello en el desierto alrededor de las pirámides y observar con pasión la exactitud de una de las siete maravillas del mundo.

Estaba con la misma sensación que la noche de reyes cuando íbamos camino a verlas en El Cairo.  De todos los vestigios legados por egipcios de la antigüedad, las pirámides son los más portentosos y emblemáticos. Para su época, es absolutamente alucinante el gran conocimiento de los técnicos egipcios y la capacidad organizativa necesaria para construir tales monumentos con medios muy simples. Pero no se sabe con certeza cómo se construyeron las pirámides.

Y a su lado, custodiando las pirámides se encuentra la Gran Esfinge de Guiza​. Es una monumental escultura en la ribera occidental del río Nilo que los egiptólogos estiman que fue esculpida en el siglo XXVI a. C., formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto. Los lugareños la llamaban Abu el-Hol; ‘Padre del Terror’. Es sin duda una visita obligada cuando viajas a Egipto. Parece como si estuvieses en el marco de una película. Es algo irreal que hace que se te salten las lagrimas. No puedo parar de agradecer a Egipto todas las sensaciones que me ha regalado. ¡Feliz semana a todos!

 

Gracias Sama Travel por organizarnos y guiarnos en uno de los viajes más espectaculares que hemos hecho hasta el momento.

All photos by Mordovas & My iPhone

Vestido/Dress: Ganni x Mimoki, Zapatos/Shoes: Chanel, Bolso/Handbag: Jimmy Choo, Gafas/Shades: Mypeeptoeshop

11 Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EDFU TEMPLE

GLAMOUR ANNIVERSARY