in

48 HOURS IN VENICE

img_5900

A finales de Noviembre del año pasado viajé a Venecia. Una escapada improvisada para reencontrarme con mi marido en el aeropuerto de esta ciudad italiana que tanto deseábamos conocer. Estuvimos poco menos de 48 horas ya que las conexiones de vuelos con Varsovia (donde él vive) no eran muy buenas. Sin embargo, mereció la pena, es la ciudad más romántica que jamás haya visitado. Era como estar en un cuento de manera constante. Un laberinto de canales donde te tropiezas sin cesar con palazzos, iglesias y plazas de una monumentalidad que sobrecoge.  Es un sueño. Muchas me preguntasteis por cosas que hacer y visitar en la bella Venecia, así que hoy os cuento mi guía imprescindible para pasar 48 horas en la ciudad flotante.

Lo primero y más importante, coger un taxi de agua privado del aeropuerto a vuestro hotel o alojamiento. Es una sensación única aterrizar en un aeropuerto y meterte en un pequeño barquito con tus maletas mientras vas viendo Burano y Murano a lo lejos y descubriendo la ciudad a medida que vas entrando en ella. Me pareció de lo más romántico.

Un paseo nocturno por la Serenísima. Salvo los acuáticos, no hay taxis al uso y, a menos que tu alojamiento se encuentre muy próximo a algún canal o una parada de vaporetto (era nuestro caso), probablemente te toque perderte una y otra vez, maleta a cuestas, entre su laberinto de puentes y callejones sin salida. Eso si, andar sin rumbo sobre sus empedrados es uno de los placeres mas maravillosos de Venecia. Todo son descubrimientos. Pequeñas Trattorias, heladerías, tiendas de máscaras y cuadritos… ¡Un sueño! Aquí probaréis vuestra primera pizza, primer gelato o cicchetti (las tapas italianas) y antes o después acabará apareciendo alguna señal que indique la dirección hacia la Piazza San Marco. Era de los lugares que más soñaba con conocer y os recomiendo admirarla de noche, casi sin gente, y grabarla para siempre en la memoria. Nosotros fuimos de día y de noche.

Bajo los soportales de la Piazza San Marco os recomiendo picar algo o tomar un Spritz en sus cafés históricos Quadri (Piazza San Marco, 121) o Florian antes de visitar el Palazzo Ducale.

img_6331img_6316-2

A orillas del Gran Canal, en vaporetto, es la mejor opción para empezar el día. A cada lado, verás sin parar palazzos góticos, renacentistas o barrocos que se levantan sobre los canales venecianos hasta llegar al Puente de Rialto. Os recomiendo aquí, caminar entre los coloridos puestos del mercado que cada mañana, salvo los domingos, se abarrota de gente. Nosotros aprovechamos para comer una riquísima pasta aquí, en Al Buso, justo detrás del puente. Y después disfrutamos de un paseo en Góndola.

img_6278-copiaimg_6337img_6273

Si te apetece darte un homenaje reserva para cenar en Al Covo y disfruta de uno de los pescados de la laguna cocinados con mucho arte y acompañado de un buen vino.

Tampoco puedes visitar Venecia sin tomarte un bellini en el legendario Harry’s Bar, donde se inventó esta bebida. Tiene ese encanto intemporal de los grandes lugares clásicos italianos y parece que en cualquier momento podría entrar Sofia Loren o Marcello Mastroianni. Asiduos a este lugar al igual que Hemingway, que iba a menudo a beber su amado bellini.

img_6313img_6309img_5729

El Barrio Dorsoduro, es donde se encontraba nuestro apartamento y era precioso. En el se encuentra la basílica barroca de Santa Maria della Salute y el Museo Guggenheim o las colecciones de arte de las Gallerie dell’Accademia, entre callejuelas de lo más bucólicas, puentes, palacios e iglesias por los que perderse una y mil veces hasta acabar dando con el Campo Santa Margherita. Esta gran plaza animada por los universitarios que estudian en la zona está cargada de terrazas ideales para cenar a buen precio en un entorno no excesivamente turístico.

Dónde dormir
Yo os recomiendo que busquéis un apartamento auténtico con vistas maravillosas. Así lo hicimos nosotros a través de Homeaway. Nos quedamos en el barrio de Dorsoduro y desde la ventana de nuestra habitación se contemplaba la basílica de Santa Maria della Salute. Debajo de casa teníamos una panadería de toda la vida donde se elaboraban las mejores pizzas y focaccias y teníamos una parada de vaporetto a tan solo 3 minutos a pie. Tienen las casas más increíbles del mundo. Alojamientos de ensueño para convertir los viajes en recuerdos increíbles. Para sentirte como en casa cuando estás fuera de casa. Para mi esto es fundamental teniendo en cuenta que viajo sin parar y que la mayor parte de mi vida estoy fuera de Madrid. Así que no dejéis de buscar vuestra casa perfecta en HomeAway. Tenéis infinitas opciones y destinos.

Dónde comer
Apuntaros estos locales tan auténticos como la Cantina do Mori (Sestiere San Polo 429), el Bar All’Arco (Sestiere San Polo 436), la Osteria al Ponte del Diavolo o la Pizzería Ai Sportivi (Campo Santa Margherita Dorsoduro, 3052); con grandes la lujosa terraza del Danieli.

Donde disfrutar del típico Cicchetti

En el mercado del pescado junto al puente de Rialto encontrarás cicchetterias como Al Leon d’Oro; la Ostaria alla Vedova (Strada Nova, 3912), la Osteria Al Portego (Castello San Lio, 6014) o la Cantina do Mori (San Polo, 429). Son los mejores.

19 Comments

Leave a Reply
  1. Gracias por compartirlo!!

    Soy super fan de las listas de imprescindibles de todos lados. Me los leo todos y voy después en cada viaje así que Venecia lo tenía pendiente….

    Besitos desde NY!!!

  2. Paula estas guapísima, y además Venecia favorece a cualquiera! Qué ciudad tan especial!! Me gustaría saber de dónde son las botas que llevas por favor.

    Gracias 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

COCO CUBA

BURGUNDY CRUSH