in

TULUM PERFECT GUIDE

Por fin os traigo un post repleto de recomendaciones para hacer en Tulum. Estuvimos una semana y aunque ya había estado en dos ocasiones hace cinco años, ha cambiado muchísimo y hay un montón de sitios nuevos maravillosos que no podéis dejar de visitar si viajáis a esta parte de México. Es cierto que en esta ocasión no nos centramos en hacer mucho turismo, sino en relajarnos: conocer los mejores restaurantes, disfrutar de la playa y de paseos y masajes en nuestro hotel.

Fuimos a principios de enero. Este mes y diciembre es la mejor época para viajar a este destino. No hay apenas lluvias y siempre hace sol, pero sin exceso de calor.

¿Cómo moverte?

Esto me lo habéis preguntado un montón. Lo cierto es que Tulum tiene una única carretera principal y se suelen formar atascos constantemente, por eso evitábamos coger taxis siempre que podíamos. Nos movíamos o caminando por la playa de un Beach Club a otro o en bici durante el día (las podéis alquilar en mil sitios o en el propio Hotel donde os quedéis. Nosotros las alquilamos en nuestro hotel).

Por las noches, aunque había atasco, cogíamos Taxi de ida y vuelta a los restaurantes. También tenéis la opción de alquilar coche si vais a hacer excursiones por la zona. Entonces si que os compensaría. Si únicamente estaréis en Tulum haciendo vida, no lo recomiendo. No es necesario.

En la gran mayoría de restaurantes, os aconsejo hacer reservas para tener vuestra mesa asegurada. Sobretodo por las noches. Nosotros organizamos todo antes de volar a Tulum.

Para desayunar y comer

Matcha Mama. Es una parada clave para desayunar Smoothies veganos, bowls de açai, zumos y tacos veganos. Podrás sentarte en sus columpios y disfrutar de un rico desayuno a la luz del sol.

Raw Love. Situado en plena playa es delicioso para desayunar viendo amanecer. Todos sus platos son vegetarianos y con ingredientes 100% naturales. ¡Su carrot cake es una auténtica delicia!

Charlie Vegan Tacos. Si eres fan de los taco, este spot no puede faltar en tu visita a Tulum. Es un clásico.

Rosa Negra. Decoración ideal y comida de quitar el hipo con sabores muy marcados y típicos de la zona. Aun sigo soñando con el cangrejo que te sirven de entrada. Además, el ceviche de salmón y los tacos de carnitas de pescado son un sueño. También recomendable para cenar.

Ojo de Agua. Es el restaurante de nuestro Hotel. Aunque eran independientes, desayunábamos en él todos los días y comimos en un par de ocasiones. Era mi paraíso particular. Cuentan con una nevera inmensa llena de fruta y verdura variada fresca. Tu eliges los smoothies mezclando tu fruta y verdura favorita, los huevos revueltos con verduras están de muerte y su bowl de Açai para mi es el mejor de Tulum. Si vas a comer no puedes dejar de pedir su guacamole, lo recuerdo y se me hace la boca agua. El pescado, los tacos y las frozen margaritas también son súper top!

Casa Malca. Parada 100% obligatoria. Se trata de la mansión donde vivió Pablo Escobar y que a día de hoy se ha convertido en un resort de lujo con 35 habitaciones y una galería de arte como principal atracción, además de integrar una piscina subterránea, un lujoso bar, y unas maravillosas vistas al mar. Casa Malca es el pedacito de paraíso natural que el narco colombiano escogió en los 80 como lugar de retiro, lejos de los negocios y la justicia. Pero desde su fallecimiento en 1993, aquel lugar idílico permaneció oculto en el olvido. Ha sido el famoso galerista y coleccionista colombiano Lio Malca quien ha vuelto a dar vida a este paraíso abandonado. A día de hoy es hoy uno de los hoteles boutique más lujosos del país azteca.

Nomade.Nosotros fuimos a comer y disfrutamos de una sobremesa eterna con margaritas hasta pasadas las cinco de la tarde. Hay ambientazo, buena música, comida local riquísima y las mejores margaritas. Está a pie de playa y es un planazo ver el atardecer mientras bailas con riquísimos cocktails en mano. Para cenar también es recomendable. Es un hotel con un rollazo brutal.

Hartwood. Restaurante sostenible en medio de la selva donde se prepara comida de temporada al estilo Maya en horno de leña.

Posada Margeritha. No podéis iros de Tulum sin visitar este lugar. Os va a enamorar. Se trata de una Posada frente al mar con cocina abierta y decoración hogareña que sirve cocina italiana en entorno relajado desde la mañana hasta la noche. Su decoración es una auténtica monada y en su interior se esconde una tienda llena de tesoros.

En el pueblo de Tulum que también os recomiendo visitar, hay un lugar para desayunos que se llama Campanella que es conocido por sus waffles de quitar el hipo.

Para Cenar y drinks

Gitano. Una de las noches más divertidas del viaje las vivimos aquí. Se trata de un restaurante y Mezcal Bar situado en plena selva de Tulum con música en vivo los miércoles, jueves y domingo, y donde bailar los viernes y sábados. Su comida mexicana moderna se realiza al momento en hornos de leña y parrillas de fuego. Todo ello acompañado de una decoración increíble inspirada en la aquitectura colonial de la península de Yucatán con techos de seis metros de altura, grandes puertas de madera y vidrio, baldosas de Mérida pintadas a mano y un inmenso chandelier de latón. Un espacio imaginado como si hubiese sido escondido en la jungla durante 100 años. Con su ambiente bohemio y sus toques gipsy chic, este concepto tiene su personalidad propia y transporta a otro mundo.

Casa Jaguar. También situado en plena selva de Tulum al igual que Gitano. Además cuenta con una selección de tiendas ideales dentro del restaurante rodeado de vegetación en donde se ofrece menú internacional con sabor mexicano.

Kitchen Table. Fue una de nuestras primeras cenas del viaje y la recuerdo con mucha ilusión. El restaurante también está situado en plena jungla, al otro lado de la playa y el servicio y la comida es maravilloso. Construido utilizando solo materiales naturales y reutilizados originarios de la región y diseñados para tener un impacto ecológico mínimo. La energía que utilizan es producida por paneles solares, solo el necesario para unas cuantas luces y la música. El restaurante está totalmente integrado con el entorno forestal con una parrilla de madera, un bar y cajas de hielo llenas de productos frescos locales.

El Hotel Azulik y sus restaurantes Kin Toh (cocina Maya-Mexicana) y Tseen Ja (fusión de cocina japonesa y mexicana) para tomar un cóctel, cenar y disfrutar de sus redes flotantes o nidos. Es un poco caro pero merece la pena que vayáis para el ver el atardecer y después cenar. La arquitectura del hotel es irreal y sus restaurantes en lo alto de los árboles son de película. Como si entraras en un sueño. Tanto el hotel (sin electricidad) como los restaurantes son solo para adultos. No podéis dejar de visitarlos y vivir la experiencia.

Mezzanine. Es un Hotel Boutique de lujo situado en plena playa de Tulum. En su restaurante se sirve cocina Thai con toques de lo más exóticos. Justo llegamos cuando estaba anocheciendo y las vistas desde sus camas y hamacas escuchando el mar no pudo ser más idílico.

Beach Clubs

Chiringuito. Se camufla con la naturaleza para convertirse en un espacio exclusivo y relajante. Su construcción, con aires mediterráneos, se combina sutilmente con elementos caribeños. Un oasis dedicado a los amantes de la naturaleza exótica, la delicadeza del diseño, el placer por la privacidad y la exquisita gastronomía.

Be Tulum. Se trata de un hotel amplio y exótico, con vistas al mar Caribe a un minuto a pie de la playa. Cuenta con suites minimalistas, elegantes y ecológicas. Su bar-restaurante de playa rústico se ha convertido en un must de Tulum. El marisco y pescado fresco preparado al más puro estilo mexicano está para chuparse los dedos.

Beso Tulum. Si te gusta Beso Beach en Formentera, no puedes perderte Beso Tulum. Estaba situado justo en frente de nuestro Hotel (Hotelito Azul) y cenamos uno de los días ahí. Sirven comida mediterránea fusionada con gastronomía vasca con un toque de magia mexicana. Buen ambiente, gran música y atmósfera cosmopolita y diferente. No dejes de pedirte su ceviche y su aguachile de camarones.

Papaya Playa Project. Recuerdo con mucho cariño este Hotel Boutique sostenible porque fue el primer lugar en el que estuve cuando visité Tulum con Chino en nuestro primer viaje de Navidad de casados. Luego volví con Manu años más tarde. Cuenta con unas cabañas ideales en primera línea del mar y un bar de lo más animado. Además, ahora se celebran las mejores fiestas de Tulum por las noches con DJ’s de gran renombre. Me encanta para comer y pasar el día. Su comida local, ceviches y cocktails están deliciosos.

Donde Dormir

Hotelito Azul. Podría recomendaros cualquiera de los Beach Clubs- Hoteles de los que os he hablado antes, sin embargo nosotros nos alojamos en el Hotelito Azul y disfrutamos muchísimo de la estancia. Nos encantó. La situación del hotel era perfecta para ir caminando por la playa o en bici a la mayor parte de los sitios. Además, su restaurante; Ojo de Agua, como os he dicho más arriba era espectacular. Ideal para desayunar, comer, cenar o tomar unos cocktails por la noche. Nos quedamos en las Suites Villas frente al mar y escuchábamos las olas desde la cama. Los amaneceres eran increíbles y la playa para correr cada mañana era perfecta. Sin duda os lo recomiendo.

Actividades

Tulum está salpicado por varios cenotes de fácil acceso de los que podrás disfrutar y bucear en un paisaje inigualable cargado de vegetación y aguas cristalinas. Sin embargo, muchos están demasiado masificados. Yo os recomiendo visitar esta selección de los mejores: Dos Ojos, Manati, Casa Cenote, Zacil ha y el Encantado. Recomiendo ir en taxi o en coche alquilado.

Ir a las Ruinas de Cobá. Resérvate un día para esto. Cobá es un yacimiento arqueológico de la cultura maya precolombina. Merece la pena y después de visitar las ruinas visitas el cenote subterráneo y disfrutas de una rica comida en la Laguna. Hay muchos restaurantes de comida típica local deliciosa y a muy bien de precio. Ver atardecer en la Laguna de Coba es una de las grandes experiencias de Tulum.

Visitar las ruinas de Tulum. La más grande atracción de Tulum es la combinacion de las imponentes ruinas con las asombrosas tonalidades del Mar Caribe. Puedes contratar una visita guiada ahí mismo.

Ir a Akumal a nadar con tortugas. Está a 45 minutos de Tulum, pero puedes contratarlo en tu mismo hotel o ir en coche en el caso de que hayas alquilado uno. Es una experiencia inolvidable.

Nos recomendaron visitar la Laguna de Bacalar, pero no nos dio tiempo. Así que lo comparto también con vosotros. Dicen que sus aguas combinan diferentes tonalidades de celestes y que es un lugar mágico “donde nace el cielo”. Está situado a una hora de Tulum

¡Espero que os haya gustado mi guía de Tulum! Ha sido un viaje increíble y hemos descansado y disfrutado un montón. Lo recomiendo al 100%.

Todas las fotos están hechas con mi iPhone.

6 Comments

Leave a Reply
  1. Mil gracias!!! Voy a Tulum y Bacalar en 2 semanas con q ha llegado justo a tiempo 🙂 Sobre q hora reservabais para cenar? La gente suele ir pronto? Un beso

  2. Me ha encantado el post! Llevo mucho tiempo con ganas de ir. He mirado el alojamiento ¡ nos gustaria ir a la posada marguerita, ¿Nos la recomendarias? Voy a ir con mis dos hijos de 4 y 10 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LISTA DE ENERO 2019

HOW TO WEAR THE PERFECT KNIT