in

LISTA DE FEBRERO 2018

1.Una lámpara. No es una lámpara cualquiera. Es LA lámpara. De plumas de avestruz y pie dorado es perfecta para aportar romanticismo y un toque de lo más especial a tu habitación o tu salón. Solo pienso en hacerla mía pero ya no tengo mucho más espacio en casa… Snifff!

2. Un objeto deco. La combinación de jarrones sputnik de cerámica gris y negra con dorado. Una manera de decorar diferente. Podéis encontrarlas en Gärna (aviso: no son nada baratitos…)

3. Una joya. Estos aros dorados de aires funky sesenteros. Tienen un rollo vintage que me fascina. ¡Ah! Son de Amber Sceats.

4. Una tendencia. que la pana viene pisando fuerte, eso es algo ya sabido por todos. Pero ahora no podrás vivir sin un blazer de maxi pana en tonos pastel. Zara acaba de lanzar su versión low cost, pero esta rosa me ha robado el corazón.

5. Un vestido. Este vestido asimétrico y sexy de Jacquemus. Me encanta como lo combina él con pendientes XXL y turbante. Un rollo muy urbano para un vestidazo de quitar el hipo. Adoro los contrastes. ¿Me hago con él?, ¿Negro o beige? ¡Se aceptan recomendaciones!

6. Un descubrimiento. Como siempre Instagram me lleva a descubrir grandes tesoros. Hace un par de meses llegué por casualidad al perfil de Blazé Milano y desde entonces solo sueño con incorporar una de sus maravillosas piezas en mi armario. Fondos de armario eternos con bolsillos invertidos.

7. Un… Bikini. Lo se, es muy temprano para pensar en comprar bikinis y complementos de playa pero dentro de poco planeo una escapada al calor y ya me he enamorado de los nuevos diseños deportivos de Bamba Swim. Combinan colores super apetecibles y tienen ese rollo Ángel de Charlie que mola un montón. Os recomiendo que vayáis haciendo vuestras compras veraniegas con tiempo, que luego nos quedamos son los bikinis más guays (el que avisa no es traidor).

8. Una frase:

9. Un aroma. ‘Gypsy water’ de Byredo. Si tuviera que describirla con palabras diría bohemia, amaderada y cítrica al mismo tiempo y romántica. Me chifla.

10. Un restaurante. Quispe. Si eres una enamorada de la comida peruana tienes que ir si o si. Está en la calle Orellana, 1 (Madrid) y es el mejor lugar para disfrutar de auténtico tapeo peruano y terminar en su ‘pisco bar’. Empezarás comiendo bien sentado, te levantarás a la barra y acabarás en los sofás. Es el peruano que Madrid necesitaba. Gracias a mi amiga chefi por la recomendación. ¡Deseando que sea miércoles para volver a ir!

8 Comments

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LE BONAPARTE

BAGGY PANTS + MAXI CARDI